Un año sin Luzma

0
(0)

Andrés Darío Calle Noreña

El 2 de diciembre del 2015 se nos fue Luz Marina Zuluaga Zuluaga. Cumplimos un año sin nuestra Miss Universo 1958. 

Cómo nos ha cambiado la vida desde que fue elegida. Cómo son de diferentes el  Departamento y el país desde entonces. En esa época Colombia padecía los efectos del Bogotazo provocado por el asesinato de Gaitán (1948), pero aun así la década del 50 fue significativa para los caldenses. La centenaria Manizales, capital del Viejo Caldas, perseguía un sueño: tener un presidente de Colombia, anhelo posible porque sus políticos eran de alto conturno y tenían talla nacional, como Fernando Londoño Londoño y Gilberto Alzate Avendaño, representantes de la retórica greco caldense. 

La comarca vivía su mejor momento gracias a la exportación del café, y estaba comunicada con el país por tren, cable y carreteras. Manizales exhibía una arquitectura armónica, bellamente dispuesta, tenía Plaza de Toros, el estadio Fernando Londoño, y el aeropuerto La Nubia estaba en construcción. Y desde 1952 realizaba su Feria, la más antigua de América, una fiesta con acento español en una ciudad nada colonial.

Pero el hecho más trascendental para el Viejo Caldas ocurrió el 25 de julio de 1958. Ese día Luz Marina fue coronada Miss Universo en California (EU). La reina nació en 1938 en Pereira, en el seno de una familia de clase media, pero fue criada en Manizales. Para esta comarca tener una Miss Universo (cuando en su imaginario rural era convertir a Manizales en el centro del universo mismo) era la consumación de la fantasía, de la distinción, de lo que enorgullecía a todos los estratos sociales. La Alcaldía le obsequió una mansión, antes propiedad del distinguido matrimonio Arturo Ocampo e Inesita Hoyos. Políticos y escritores le dedicaron panegíricos que resaltaron la hermosura de su ´raza paisa´ y la agasajaron con la canción Flor Manizaleña, que a ella poco lo gustó porque la representaba como una campesina chapolera. Hasta un príncipe español en el exilio, Juan Carlos Borbón, la sedujo. Luego de entregar la corona se casó con un odontólogo. Su boda quedó en la memoria colectiva caldense.

Pero nuestra siempre Miss Universo reinaba en una comarca que se despedazaba. En 1966 el Viejo Caldas se fragmenta en tres departamentos: Caldas, Risaralda y Quindío; y a esto se le suma la crisis cafetera y el Gran Robo a Caldas. En los años siguientes la naturaleza hace lo suyo: terremotos, erupción del nevado El Ruiz, derrumbes, crisis del agua… que hacen más pobres a miles de campesinos y ciudadanos. Mientras nuestros gobernantes siguen robando, entregando obras inconclusas y prometiendo otras, como un nuevo aeropuerto.

Manizales sigue postrada en el olvido. Hoy, si se le pregunta a un foráneo qué mujer caldense nos representa ante el país, solo toca responder Luz Marina, Amparo Grisales y Esperanza Gómez. A Luzma la tenemos exhibida en un busto en la Parque de la Mujer; la Grisales hoy es mostrable después de cumplir sus 60 años, cuando pasó de candente a cándida; y la Gómez, a esa sí hay que esconderla pensarán las damas prestantes de la ciudad.

Aunque Paulina Vega fuera Miss Universo 2014, nunca sentimos con ella lo que significó Luz Marina porque el mundo es completamente otro. La muerte de Luzma nos deja un sentimiento de orfandad y de frustración porque representó lo que Manizales pudo ser y no ha sido. Y no podemos decir que a reina muerta reina puesta… porque Manizales, Caldas y Colombia ya no estamos ni para reinas ni reinos. 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *